Cuando la llamada de la suerte te pilla por la Croisette a media tarde para decirte que, por arte de magia, tienes una invitación a tu nombre para ir a la fiesta de Pixar con motivo de la premiere de Up, uno deja volar la imaginación.

pixar-up

Vale, es Pixar (o lo que es lo mismo, Disney) así que descartamos strippers y cualquier cosa que se pase un poco de la raya. En su lugar nos tocó una celebración más bien naive: palomitas, algodones de azúcar, fruta, pastitas…

 

Pero si algo choca de una fiesta en la playa es el enorme búnker de arena que tienen montado todas y cada una de las terrazas, no vaya a ser que a alguien se le mojen un poco los pies. Así es Cannes, lujos todos los del mundo, incomodidades, las menos necesarias.