La carrera de Let the right one in (conocida en España como Déjame entrar) prometía desde las primeras críticas de 2008 que la situaban entre lo mejor del año. La cosecha fue excelente (Fantastic Fest de Austin, Tribeca…) a lo largo del año. Pero la buena forma de la cinta de Thomas Alfredson se ha mantenido hasta bien entrado el 2009. La pasada semana, la producción nórdica se llevó el Silver Scream Award del Festival de Cine Fantástico de Amsterdam (un galardón que el año pasado fue a manos de Rec, de Jaume Balagueró y Paco Plaza).

 

Para los que aún no sepan por donde van los tiros, la cinta narra las peripecias de una niña vampiro, que llega a un nuevo vecindario y se hace amiga de un chico reservado, tímido… vamos, el centro de todas las burlas de sus compañeros. La aproximación a la temática vampírica le ha valido elogios a Alfredson, que ha optado por un lenguaje contenido, sin abusar de los fuegos artificiales tan propios (y tan efectistas) del género.

Anuncios