La generación de los ochenta, al asalto de la edición 62ª del Festival de Cannes

05/13/2009

(Publicado en Soitu.es)

El director Ken Loach y el ex futbolista Eric Cantona

El director Ken Loach y el ex futbolista Eric Cantona

Han pasado 23 años desde aquel verano de 1986 en el que una pálida rubia de  32 años y origen neozelandés deslumbró a los críticos cinematográficos del festival de cine de Cannes con un genial corto sobre la impaciencia. An exercise in discipline, una ácida pieza de nueve minutos abrió para siempre las puertas de la ribera francesa a Jane Campion. Siete años después, la directora se llevó la Palma de Oro con El Piano. A partir de este miércoles, Campion comenzará su tercer asalto a por el máximo galardón del certamen con una película sobre el romance interrumpido entre el poeta John Keats y Fanny Brawne.

El ejemplo ha sido el de la directora de Retrato de una dama, pero bien pudo haber servido para Lars von Trier, Ken Loach, Marco Bellocchio y Quentin Tarantino. La Selección Oficial de la 62ª edición del festival cuenta con una impresionante lista de nombres y trayectorias que prometen, sobre el papel, una de las mejores ediciones de los últimos años. El problema es que los pesos pesados no han dejado espacio para las jóvenes promesas. Supongo que éstas se pueden conformar con Una cierta mirada y la Semana Internacional de la crítica; dos competiciones paralelas que sí se dedican a buscar nuevos talentos.

Ésta edición de Cannes comenzó a forjarse en la década de los ochenta. En esos años acudieron por primera vez buena parte de los directores que llaman nuestra atención ahora. Ken Loach, que se pasea por la Croisette como Pedro por su casa (ha estado nominado a la Palma en 11 ocasiones), se presentó por primera vez en competición oficial en 1981 con Miradas y sonrisas, pero sólo se ha llevado el galardón a casa en 2006 con la magnífica El viento que agita la cebada. Este año presenta Looking for Eric.

Usar el término ‘El muchacho rebelde de Cannes’ en esta edición será ambiguo,  ya que Lars von Trier y Quentin Tarantino coincidirán en el Palais du Festival. El danés, que comenzó sus andanzas en el certamen en 1984 con El elemento del crimen,  se deja caer por la ribera francesa con bastante asiduidad desde 1996, año en el que comenzó el maltrato psicológico de sus audiencias con Rompiendo las olas. En 2000 se llevó la Palma de Oro por, entre otras cosas, hacer llorar a Björk en la bella y terrible Bailando en la oscuridad. Saber que este genio del cine regresa con Anticristo, una película de terror con Williem Dafoe y Charlotte Gainsbourg, hace salivar a más de uno.

Un fotograma de la película 'Vincere', de Marco Bellocchio

Un fotograma de la película 'Vincere', de Marco Bellocchio

Europa está representada en 14 de las 24 cintas de la Selección Oficial. Vincere, de Marco Bellocchio es una de ellas. El director de Buenos días, noche y La sonrisa de mi madre, es otro de los exponentes que comenzaron a rondar los festivales en la década de los ochenta, en el caso de Bellocchio con Salto nel vuoto (1980) y Enrico IV (1984). Un favorito del bostezo y las filomotecas es Alain Resnais, que a punto de cumplir 87 años presentará Les Herbes Folles en busca de convertirla en otra cinta de referencia, como hizo con Hiroshima mon amour, en 1959.

Con los noventa llegó el cine en estado puro gracias a Tarantino y Haneke, que este año presentan Inglourious Besterds y Das Wiesse Band, respectivamente. El primero arrasó con Pulp Fiction en 1994 en su primera aparición en la Costa Azul. El segundo metió miedo a t-o-d-o el mundo con su ominosa Funny Games en 1997, pero perdió ante el cine de autor de Abbas Kiarostami y Shoei Imamura. Desde ese año una producción asiática no gana el trofeo. Este año cinco películas del este tratarán de cerrar el paréntesis.

Los cineastas con menos tablas en el concurso francés cuentan con una trayectoria que quita el aliento. Sólo Isabel Coixet (Mapa de los sonidos de Tokio)  presenta por primera vez una película a concurso. Pete Docter (Up) y  Jan Kounen (Coco Chanel e Igor Stravinsky) también son nuevos en el certamen, pero sus películas no pelean por el galardón. Tanto Coixet y Almodóvar con Los Abrazos Rotos podrían dar a España su segunda Palma de Oro. El último en hacerlo fue, ojo, Luis Buñuel en 1961 con Viridiana.

Hay muchos que dicen que la Historia tiende a repetirse. Si eso tiene algo de cierto quiere decir que por el año de 2035 Isabel Coixet, Brillante Mendoza, Andrea Arnold, Park Chan-wook y otros artesanos noveles de esta edición serán unos curtidos cineastas que acumularan carretadas de premios. ¿Nos gusta la idea?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: